¿Cómo puede afectar el Brexit a Oriente Medio?

Brexit Oriente Medio

El viernes 24, tras la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea, la cotización del barril de petróleo cayó un 5%1 y provocó el pánico de los inversores, que temían una nueva caída en el precio del crudo. Tras dos días de bajadas, el barril de petróleo, volvió a repuntar, devolviendo una cierta calma a los agitados mercados de Oriente Medio.

Y es que la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea afecta directamente a todos los países de Oriente Medio, no sólo a nivel de los mercados financieros. El Brexit puede notarse, antes de lo que creemos, tanto en la economía como en la crisis de los refugiados y en las negociaciones de paz entre Israel y Palestina.

La caída de la libra esterlina: lo bueno, lo feo y lo malo

Sin duda, los primeros beneficiados del Brexit son los inversores de los países del Golfo, que han visto su poder adquisitivo aumentar considerablemente gracias al desplome de la libra esterlina en la bolsa. Este optimismo se ve, además, reforzado por la fortaleza de los bancos de la región2 frente a la incertidumbre financiera que se vive en Europa.

Sin embargo, esta devaluación de la libra juega en tanto a favor como en contra de las economías de Oriente Medio. El año pasado, el Reino Unido registró un superávit comercial de 8.000 millones de libras (20.000 millones en exportaciones frente a 12.000 millones en importaciones desde Oriente Medio). Por una parte, la caída de la moneda británica sin duda afectará a las exportaciones británicas de armas hacia Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. En el lado positivo, beneficiará a otros países como Marruecos, Israel o Qatar, desde los que el Reino Unido importa más de lo que exporta3.

A un nivel económico, los más perjudicados son aquellos países que dependen del turismo, y especialmente Egipto, que vió como su bolsa se resentía más que la de otros países de Oriente Medio. El Brexit es el último capítulo de unos años funestos para el turismo egipcio, que antes de la revolución llegó a representar el 20% de su PIB y que ahora se ha reducido hasta el 11%, contribuyendo a agravar la crisis económica y social de la época post-Mubarak4.

Además, el Reino Unido quedaría fuera de los acuerdos en matería de aviación que la Unión Europea negocia con Turquía y los países del Golfo5 con el objetivo de impulsar las inversiones, el turismo y el comercio de la UE hacia Oriente Medio y el Sudeste Asiático.

Turquía y la (no) ampliación de la Unión Europea

A nivel político, uno de los más perjudicados por la salida del Reino Unido de la Unión Europea es, sin duda alguna, Turquía. El gobierno británico no sólo se había posicionado como uno de los mayores defensores de la ampliación de la Unión6, sino que también era uno de los más importantes aliados de Ankara dentro de los 28. El Brexit no sólo frenaría cualquier intento de integrar a Turquía dentro de la UE, sino que también puede poner en riesgo el acuerdo en política migratoria para frenar el flujo de los refugiados desde Oriente Medio hacia Europa.

El Brexit presenta otra complicación para el Reino Unido post-Brexit. Uno de los puntos más importantes de la campaña anti-europeista fue el control de la inmigración y dentro de este, el riesgo de que la entrada de Turquía dentro de la Unión podría traer consecuencias como la inmigración descontrolada, mayor crimen y el aumento del terrorismo7. Por su parte, Erdogan no ha tardado en asegurar que Ankara podría llevar a cabo un referendum a la británica para decidir si el país debería seguir negociando con la Unión Europea8 al considerar que “Europa no quiere aceptar a Turquía dentro de la UE por tratarse de un país de mayoría musulmana”.

Las víctimas colaterales del Brexit

Sin duda, las dos víctimas colaterales más importantes de Oriente Medio son tanto los miles de refugiados sirios, iraquíes y afganos, como el proceso de paz de Israel y Palestina. Tras la inestabilidad creada en los mercados, y las incógnitas que suscita el Brexit en las relaciones exteriores de Reino Unido, la prioridad del gobierno que sustituya al actual ejecutivo de David Cameron en Octubre será asegurar la estabilidad económica, tanto en política interna como externa.

En este clima de incertidumbre, es lógico que el gobierno británico priorice actuaciones y acuerdos económicos con los países del Golfo. La estabilización de la región, incluyendo las negociaciones de paz entre Israel y Palestina, en las que Reino Unido está presente como miembro de la Unión Europea, pasarían a un segundo plano. De la misma manera, aunque las islas británicas seguirían siendo un actor importante en materia de desarrollo y cooperación, llevarían un peso significativamente menor que hasta la fecha.

Los refugiados de Oriente Medio, así como los cientos de miles de inmigrantes europeos y de otras partes del mundo que viven en Reino Unido fueron el argumento central de la campaña del Leave. Irónicamente, tras la salida de la Unión, el gobierno británico no podría invocar el Reglamento Dublín III9, que permite, entre otras cosas, devolver a los demandantes de asilo al país de la UE en el que primero se le haya identificado.

Análisis sobre los conflictos, la actualidad y el futuro de Oriente Medio. De Egipto a Turquía y de la política en Líbano a la guerra civil siria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme para conocer la actualidad de Oriente Medio, al momento