Criticando a Israel con una pizca de antisemitismo

Esta fue la reacción mayoritaria en algunos círculos a una carta abierta firmada por Penélope Cruz y Javier Bardem, junto a otros muchos artistas, en la que criticaban la ofensiva israelí en Gaza calificándola de genocidio. Apenas unas horas después, Jon Voight respondió con otro artículo en el que acusaba a la pareja española de propagar el antisemitismo.

No pasó mucho tiempo antes de que ambos actores matizaran sus palabras insistiendo que su crítica se centraba en las acciones del ejército israelí en Gaza y que no estaba destinada al conjunto de la sociedad israelí ni mucho menos a los judíos. Y había una poderosa razón, un número de magnates del cine sugirieron que sus carreras podían verse afectadas.

Pero, ¿qué es el antisemitismo?

Expansión de las lenguas semíticas
Expansión de las lenguas semíticas

El término “semita” se acuñó en el siglo XVIII, cuando lingüistas alemanes comenzaron a usarlo para referirse a las lenguas procedentes de la zona de Oriente Medio. Según su clasificación había dos tipos de lenguas, las lenguas semíticas y las lenguas arias. No hace falta que diga que las lenguas arias eran consideradas “mejores” que las semíticas. La discriminación lingüística, inocente en apariencia, tuvo consecuencias terribles. El concepto de raza aún no había sido introducido, pero no tardaría mucho.

El inicio del racismo antisemita tiene su origen en sendos libros de Arthur de Gobineau y de Ernest Renan, en los que afirmaban que los pueblos semitas son inferiores a los pueblos arios.

Hasta este punto, el odio racista iba dirigido hacia todas las comunidades semíticas de Oriente Medio, sin importar que fueran judíos o no. Esto cambiaría en 1879 con la publicación “Der Weg zum Siege des Germanenthums über das Judenthum”, “El camino de la victoria de los germanos sobre el judaísmo”. Os podría aclarar cuál es el argumento, pero el título ya es bastante explicativo.

A partir de este momento, el término antisemita estuvo irremediablemente relacionado con el odio a los judíos.

¿Por qué criticar a Israel se considera antisemita?

Está intrínsecamente relacionado con el nacimiento del Estado de Israel. El 14 de mayo de 1948 Israel declaró la independencia con el siguiente texto en el que el término “estado judío” tenía un papel central.

Por consiguiente nosotros, miembros del consejo del pueblo, representantes de la comunidad judía de Eretz Israel y del movimiento sionista, estamos reunidos aquí en el día de la terminación del mandato británico sobre Eretz Israel y, en virtud de nuestro derecho natural e histórico y basados en la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, proclamamos el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel, que sera conocido como el estado de Israel.

Fragmento de la Declaración de independencia de Israel

Dos años después el Knesset, el Parlamento israelí, concedió el derecho al retorno a todos los judíos del mundo, sin importar su nacionalidad. La religión oficial de Israel es el judaísmo, aunque se reconoce la libertad de práctica.

A partir de aquí, el razonamiento es sencillo. Si Israel es el estado judío y para los judíos, además de ser el único estado de estas características, entonces toda crítica contra Israel es una crítica contra los judíos.

Este razonamiento choca frontalmente contra una realidad. En Israel conviven más religiones además de la hebrea: musulmanes, cristianos y otras minorías. No todos los israelíes son judíos, ni todos los judíos son israelíes.

¿Antisemitismo, antisionismo o críticos con Israel?

Hay que separar tres conceptos diferentes desde el principio: antisemitismo, antisionismo y la crítica contra Israel.

A menudo se confunden el antisionismo y el antisemitismo. Según la RAE, antisemita es el “enemigo de la raza hebrea, de su cultura o de su influencia” (sic). El sionismo es la “aspiración de los judíos a recobrar Palestina como patria“. Sin entrar a discutir que, en pleno siglo XXI, la RAE siga utilizando el término raza, la diferencia es significativa.

El antisionismo es, entonces, contrario al establecimiento del estado israelí (o en la actualidad a su existencia). La cuestión es si oponerse a un estado judío es un síntoma de odio hacia los judíos.

Para hacerlo más complicado, los tres términos se suelen mezclar irremediablemente. ¿Criticar una acción de Israel(como el bombardeo de Gaza) es oponerse a la existencia del Estado de Israel y por lo tanto a los judíos como pueblo? Personalmente me inclino por responder, no. De la misma manera que criticar las acciones de España o de Francia no supone negar el derecho a existir de estos dos países. Sería ridículo pensar así.

Me cuesta mucho creer que la carta de Bardem y Cruz incita al antisemitismo por simple hecho de criticar el bombardeo de civiles. Me cuesta creer que ambos actores sean antisemitas o antisionistas.

Parece lógico, ¿no? Pues que se lo digan a Jon Stewart.

¿Qué es el antisemitismo?

Para responder a esta pregunta, os recomiendo que veáis un documental llamado “Defamation” grabado por el prestigioso director israelí Yoav Shamir. El documental explora la posibilidad que el antisemitismo se haya convertido en una simple etiqueta que se pone a todos aquellos que critican a Israel.

Curiosamente, Yoav Shamir decidió rodar este documental después de que su último trabajo, “Checkpoint”, le granjeara acusaciones de antisemita.

Análisis sobre los conflictos, la actualidad y el futuro de Oriente Medio. De Egipto a Turquía y de la política en Líbano a la guerra civil siria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme para conocer la actualidad de Oriente Medio, al momento