La historia de Líbano a través de los carteles de la guerra civil

Posters políticos Líbano

En un país en el que llegar a un consenso sobre cualquier cuestión, por trivial que sea, es una odisea imposible, los líderes de los principales partidos políticos libaneses han hecho historia con un acuerdo en el que se pone fin a una larga tradición en Líbano: los carteles políticos.

La utilización de los carteles políticos en Líbano se remonta hasta antes de la guerra civil, y alcanzó su apogeo durante la misma. Retratos de líderes heroicos, puños enfrentándose a las armas del enemigo, imágenes de los numerosos mártires y eslóganes coreados por las diferentes milicias poblaron las calles de Beirut durante el conflicto y supusieron una nueva forma de arte entre la destrucción y la muerte.

OLP Líbano
En árabe: “No pasarán, oh, cedros del Líbano” – OLP, 1969

Más que instrumentos de propaganda, los carteles marcaban el territorio controlado por las diferentes milicias, consolidando una identidad propia frente a un enemigo deshumanizado e inferior.

Hoy, pocos carteles quedan de aquellos años en las paredes de Beirut. En las diferentes ciudades libanesas llenan los muros los rostros de los mártires en las últimas guerras contra Israel, los muertos en los atentados recientes contra personalidades pro-sirias y eslóganes publicitarios que intentan imitar el arte desarrollado durante la guerra civil pero que no son sino una sombra de los carteles originales.

Esta es la historia de Líbano contada a través de sus carteles:

En árabe:" [a la derecha] Esto es lo que los sionistas hicieron en Deir Yassin en 1948 y [a la izquierda] este es lo que los bandidos de la Falange han hecho en Ain el-Rummaneh en 1975" - 1975, Frente Árabe de Liberación
Frente Árabe de Liberación, 1975

En árabe:” [a la derecha] Esto es lo que los sionistas hicieron en Deir Yassin en 1948… y [a la izquierda] esto es lo que los bandidos de la Falange han hecho en Ain el-Remmaneh en 1975″. El cartel compara la masacre que tuvo lugar en Deir Yassin durante la guerra civil entre judíos y palestinos y la masacre del autbobús de Beirut que dio lugar al inicio de la guerra civil libanesa.

La guerra civil libanesa comenzó en un autobús el mediodía del 13 de abril de 1975. En respuesta a un tiroteo que había sucedido por la mañana aquel día entre fedayines palestinos y milicianos cristianos, miembros de la Falange Libanesa habían establecido controles de carretera en el barrio de Ain el-Remmaneh, en el este de Beirut. Al paso de un autobús lleno de refugiados palestinos, los falangistas abrieron fuego, matando a 27 personas e hiriendo a 19.

Oficialmente, la “masacre del autobús” marca el inicio de una guerra que duraría 15 años, en la que murieron 150.000 personas y cuyos efectos se pueden sentir aún en el espíritu de cualquier libanés. Beirut, igual que Líbano en su totalidad, se dividió en dos grandes bandos separados por una línea religiosa pero también ideológica: cristianos y musulmanes, anti-palestinos y pro-palestinos.

Fuerzas Libanesas
Fuerzas Libanesas, 1978

En árabe: “Vuestra estratagema ha sido descubierta y la justicia prevalecerá”. Un caballo de Troya permite entrar en Líbano al ejército sirio, traicionando la confianza de sus aliados cristianos.

En 1976, un año después del inicio de la guerra civil y con las milicias cristianas en una posición de desventaja frente a la alianza formada por musulmanes libaneses, palestinos y grupos de izquierdas, el presidente Suleiman Franjiyeh pidió la intervención militar del país vecino, Siria, que envió 20.000 soldados para proteger a los cristianos.

Para Siria era una oportunidad única de proteger las rutas de suministros desde el puerto de Beirut, al mismo tiempo que controlaba grandes extensiones de territorio libanés, ganaba terreno en la frontera norte de Israel y asestaba un duro golpe a las facciones musulmanas contrarias al régimen sirio con presencia en Líbano.

Sin embargo, como muestra el cartel, en 1978 las milicias cristianas se enfrentaron a sus antiguos aliados sirios en los barrios del este de Beirut. Tras 100 días de lucha, el ejército sirio fue expulsado de las zonas cristianas de la capital libanesa.

La guerra civil entraba en una nueva fase.

OLP
Organización por la Liberación de Palestina, 1981

En árabe: “Con el fusil…con el fusil liberamos Palestina”. El cartel hace referencia a un discurso de Yasser Arafat de 1974 en el que menciona el fusil y la rama de olivo como las dos opciones para lograr la paz en Palestina. Pocos años después, el fusil, cogido con ambas manos, había remplazado por completo a la rama de olivo. 

En marzo de 1978 y en respuesta a los continuos ataques de la Organización por la Liberación de Palestina (OLP) en territorio israelí, el ejército israelí lanzó una operación para acabar con las bases palestinas establecidas en el sur del Líbano.

En menos de una semana, el ejército israelí ocupó gran parte del territorio al sur del río Litani, forzando a los fedayines palestinos a huir hacia el norte. Con el fin de evitar futuros ataques sobre Israel, se creó una milicia armada cristiana, el “Ejército del Sur del Líbano” que operó hasta el año 2000 con el apoyo del ejecutivo israelí.

Resistencia libanesa
Fuerzas Nacionales Libanesas, 1983

En árabe: “Resistiremos”. Una persona vestida con atuendo árabe se enfrenta con su voz y con el puño en alto a los cañones marcados con la estrella de David, en referencia al ejército israelí.

En junio de 1982, y tras una serie de enfrentamientos entre milicias palestinas e israelíes, el ejército israelí volvió a invadir el sur del Líbano con el propósito de derrotar de forma definitiva a la OLP de Arafat. En 15 días, las tropas comandadas por Ariel Sharon se situaron en las afueras de Beirut, desde donde procedieron a bombardear las posiciones palestinas situadas en Beirut oeste.

En una posición desesperada y con la intención de salvar a sus fedayines de la derrota total, Arafat consiguió llegar a un acuerdo con las potencias occidentales por el que los milicianos palestinos serían evacuados de Beirut oeste hacia Túnez, mientras que una fuerza multinacional se establecería en la capital libanesa con el objetivo de proteger a los civiles. Las primeras tropas francesas llegaron a Beirut el 21 de agosto de 1982.

Falange Libanesa
Fuerzas Libanesas

En árabe: “Nuestro Líbano te necesita”. Bashir Gemayel, líder de la Falange Libanesa imitando al tío Sam en un cartel para promover el reclutamiento de milicianos.

El 23 de agosto, Bashir Gemayel, líder de Fuerzas Libanesas y de la Falange Libanesa, se convirtió en presidente de Líbano en unas elecciones en las que fue el único candidato.

Aliado de Israel y de las potencias occidentales, Bashir era un símbolo y un ídolo para los cristianos libaneses, llegando a ejercer cierto magnetismo incluso entre sus enemigos.

El 14 de septiembre de 1982, Bashir Gemayel se reunió por última vez con sus compañeros de las Fuerzas Libanesas antes de jurar el cargo de presidente. Durante la reunión, una bomba colocada por un libanés perteneciente a las milicias pro-sirias acabó con la vida de la gran esperanza cristiana en Líbano.

El día siguiente, el ejército israelí, violando los acuerdos internacionales, entró en Beirut oeste. El 16 de septiembre, milicianos falangistas, con el apoyo de tropas israelíes, cometieron una masacre en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Shatila en represalia por el asesinato de Bashir.

Hezbollah Líbano
Hezbollah

En árabe: “La victoria es la aliada del pueblo que ve el martirio y la felicidad que conlleva”. Una flor roja con el emblema de Irán florece desde unas manos en señal de oración.

A finales de 1982, un nuevo actor entró en escena con un atentado suicida contra un edificio utilizado por el ejército israelí en la ciudad de Tiro, el primero de esta clase en Líbano del que se tiene constancia. Apenas unos meses después, otro ataque acababa con la vida de 63 personas en la embajada americana en Beirut. En octubre de 1983, sendos atentados suicidas destruyeron los cuarteles de las fuerzas norteamericana y francesa en la capital libanesa. Eran los inicios de Hezbollah en Líbano.

Con la retirada de las tropas multinacionales y la desintegración del ejército libanés, muchos de cuyos soldados eran chiíes que se unieron a las filas de Hezbollah, Líbano entró en una fase caótica de la guerra civil.

La lucha por el poder sustituyó a las alianzas que habían luchado juntas durante los 10 últimos años. Chiíes contra chiíes, suníes contra suníes y cristianos contra cristianos se disputaron las ruinas de un país que años atrás había sido el más próspero de Oriente Medio.

Partido Comunista Líbano
Partido Comunista Libanés, 1982

En árabe: “Unamos nuestros esfuerzos en la lucha por la independencia”. Un trabajador que sujeta herramientas para trabajar en el campo se confunde con la bandera libanesa.

Entre las numerosas milicias de la guerra civil se encontraba el Partido Comunista Libanés, que había participado activamente en el frente que agrupaba a los partidos musulmanes y de izquierdas durante el inicio del conflicto.

La emergencia de grupos islamistas en la guerra civil certificó el fin paulatino del Partido Comunista, que siguió combatiendo junto a dichos grupos a pesar de la incompatibilidad de sus ideologías y de ser víctima en numerosas ocasiones de ataques de fundamentalistas islámicos.

Idealistas en su visión del conflicto libanés, los milicianos del Partido Comunista llegaron a situarse como fuerza de interposición entre Amal y Hezbollah durante las luchas por controlar los campos de refugiados palestinos en Beirut entre 1984 y 1989. Una estrategia que llevó, en la práctica, al suicidio a cientos de combatientes comunistas y que firmó el fin del Partido como actor principal dentro de la política libanesa.

Geagea
Fuerzas Libanesas, 1989

En árabe: “El día de la resistencia”. Samir Geagea, líder de la milicia cristiana Fuerzas Libanesas, imita a la Estatua de la Libertad sujetando una llama que simboliza la libertad y la resistencia contra el ejército sirio.

Con la guerra civil llegando a su fin, a principios de 1989 el presidente del país, el general Michel Aoun, hizo un llamamiento a la resistencia contra el ejército sirio, que seguía ocupando una gran parte del país. Durante los siguientes meses, el ejército libanés bombardeó las posiciones sirias, forzando a gran parte de la población de Beirut a huir de sus hogares.

Mientras los partidos políticos libaneses llegaban a un acuerdo de paz en Taif, Arabia Saudí, para poner fin a 15 años de guerra civil, Aoun rechazó la posibilidad de dimitir como presidente y continuó las hostilidades con el ejército sirio hasta que, finalmente, en 1991, se vio obligado a exiliarse a Francia.

En árabe: "Resistencia, resistencia hasta la libertad" - Amal
Amal

En árabe: “Resistencia, resistencia hasta la libertad”. La imagen representa un pasaje del Corán en el que se cuenta que, durante un ataque a la Kaaba, el lugar hacia donde rezan los musulmanes, una bandada de pájaros atacó con piedras a los invasores, derrotándoles. En este caso, los invasores son los soldados israelíes en el sur de Líbano.

Acabada la guerra, Israel seguía ocupando una gran franja de territorio en el sur del Líbano con el poyo de sus aliados cristianos del Ejército del Sur del Líbano. Durante los siguientes años, Hezbollah, apoyado por milicianos de Amal y, en menor medida, del Partido Comunista Libanés, lideró una guerra de guerrillas contra el ejército israelí hasta forzar su retirada del sur del país en mayo de 2.000.

La decisión de abandonar Líbano cogió desprevenida a las unidades del Ejército del Sur del Líbano, quienes sin el apoyo de sus aliados israelíes eran incapaces de mantener sus posiciones frente a los ataques de Hezbollah. La mayoría de los miembros del ESL huyeron a Israel y mientras que aquellos que se quedaron en Líbano fueron juzgados por traición en tribunales militares.

Aunque en los acuerdos de paz de Taif uno de los puntos tratados fue el desarme de todas las milicias presentes en el Líbano, Hezbollah había justificado la necesidad de guardar su armamento para continuar la lucha contra Israel, que ocupaba gran parte del sur del país.

En la actualidad, Hezbollah considera que el ejército israelí sigue ocupando una pequeña franja de terreno conocida como ‘las granjas de la Shebaa’, junto a los altos del Golán, por lo que rechaza el desarme. Oficialmente, es la única milicia que ha mantenido sus armas.

Foto: ANWAR AMRO/AFP/Getty Images

En árabe: “Por lo que hemos conseguido, por ti, allí estaremos”. El cartel hace referencia a las manifestaciones que tuvieron lugar en Beirut en protesta por el asesinato del antiguo primer ministro Rafiq Hariri (en la foto) en las que se acusaba a Siria de ser culpable del atentado.

El 14 de febrero de 2005 explotaba un camión bomba al paso del convoy del antiguo primer ministro libanés Rafiq Hariri. Fue el primer asesinato de una larga lista de objetivos entre los que se encontraban periodistas, políticos, y activistas críticos con la presencia de tropas sirias dentro de Líbano.

Su asesinato inició una serie de manifestaciones multitudinarias, conocidas como la Revolución de los Cedros que forzaron la dimisión del gobierno pro-sirio y la retirada de las últimas tropas sirias que, desde 1976 ocupaban parte de Líbano.

El Tribunal Especial del Líbano, que juzga el asesinato de Rafiq Hariri ha acusado a 4 miembros de Hezbollah de ser los responsables del atentado, aunque ninguno de ellos ha sido detenido.

Beirut, 2006 - Foto: HASSAN AMMAR/AFP/Getty Images
Beirut, 2006 – Foto: HASSAN AMMAR/AFP/Getty Images

Los carteles políticos mostrados en este artículo pertenecen al fondo documental de la Universidad Americana de Beirut, que se puede consultar en su página web y que constituyen un excelente testigo de la guerra civil en Líbano.

Análisis sobre los conflictos, la actualidad y el futuro de Oriente Medio. De Egipto a Turquía y de la política en Líbano a la guerra civil siria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme para conocer la actualidad de Oriente Medio, al momento