Kurdos en Irak, de héroes nacionales a villanos independentistas

Guerrillero PKK kurdo

¿Recordáis el pánico en Irak hace un mes? ISIS acababa de conquistar Mosul. 30.000 soldados iraquíes habían huido ante la aterradora presencia de algunos cientos de milicianos de ISIS. Después cayó Tikrit. Decenas de miles de civiles iraquíes huían de las ciudades en dirección al Kurdistán iraquí. Parecía que el destino de ISIS era tomar Bagdad en apenas unos días. ¿Quién podía hacer frente a esta imparable fuerza invasora?

En ese momento, los kurdos, que ya luchaban contra ISIS en Siria desde hacía meses, se revelaron como el único ejército capaz de salvar a Irak.

Los guerrilleros Peshmergas (en kurdo, “que no tienen miedo a la muerte”), frenaron la ofensiva de ISIS hasta el punto de recuperar zonas perdidas por el ejército iraquí. Las tropas kurdas habían salvado Irak.

En 16 de junio, Hossein Amir-Abdollahiyan, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, urgió a los Peshmergas kurdos a proteger Bagdad de la amenaza de los terroristas. Al mismo tiempo, Obama pedía al Primer Ministro iraquí que dialogara con kurdos y suníes para poner fin a la crisis en Irak. Los kurdos se habían convertido, de la noche a la mañana, en la respuesta a la ofensiva de ISIS. Eran unos auténticos héroes. Pero no por mucho tiempo.

“Los llamamientos para formar un gobierno de salvación nacional son un golpe contra la Constitución y un intento de eliminar el proceso democrático”

Nuri al-Maliki, Primer Ministro de Irak

Ante la debacle de las fuerzas armadas iraquíes, los diferentes líderes políticos exigieron a Maliki, Primer Ministro de Irak, la creación de un gobierno de unidad nacional. El 1 de julio, el día que Maliki debería haber formado su gobierno, diputados suníes y kurdos se negaron a participar en la sesión parlamentaria. El Primer Ministro acusó a los kurdos de acoger a los terroristas y de convertir Erbil, capital del Kurdistán iraquí, en una base de operaciones de ISIS.

Diputados kurdos respondieron declarando que Maliki se encontraba en un estado de histeria permanente y el ejecutivo iraquí dio la orden de detener todos los vuelos civiles hacia el Kurdistán.

“Los terroristas y quienes los acogen serán derrotados. No vamos a parar hasta que hayamos recuperado todas las áreas que nos fueron arrebatadas”

Nuri al-Maliki, Primer Ministro de Irak

El 3 de junio, Masoud Barzani, presidente del Kurdistán iraquí, pidió a los diputados kurdos que comenzaran la tramitación de una ley que hiciera posible un referendum de autodeterminación para el Kurdistán con el fin de evitar “seguir siendo rehenes de Bagdad”.

Para Irán e Irak, los kurdos que han luchado heroicamente contra los milicianos de ISIS no han tardado en convertirse en despreciables terroristas. La independencia no es posible.

“Los kurdos tienen que dejar de soñar despiertos”

Hossein Amir-Abdollahiyan, viceministro de Relaciones Exteriores de Irán

Por su parte, Estados Unidos, ha acercado posturas con los líderes kurdos. La semana pasada, John Kerry visitó el Kurdistán iraquí y se reunió con Barzani y le pidió que no abandonara al gobierno de Bagdad en su lucha contra los insurgentes de ISIS.

Maliki se ha convertido en un aliado ciertamente inestable. Por una parte, sus políticas sectarias contra suníes y kurdos son, en gran parte, responsables de la radicalización de ciertos sectores de la sociedad iraquí y de la expansión de ISIS. Por si fuera poco, las el ejército iraquí, armado y financiado durante años por EEUU, ha mostrado no ser rival para los insurgentes suníes de ISIS.

¿Quién apoya un Kurdistán independiente?

Kurdos venden petróleo a Israel
La televisión iraquí denuncia que “Israel está utilizando el petróleo kurdo para bombardear Gaza” (14 de julio de 2014)

En Oriente Medio, la expresión “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” cobra su más amplio significado. Si tus enemigos son Irán, Irak, Siria y Turquía…entonces no hay muchos aliados que elegir. En este caso, los líderes kurdos han cometido el mayor pecado posible en la región: comerciar con Israel.

Los kurdos iraquíes, que controlan vastas regiones petrolíferas en los alrededores de Kirkuk, transportaron el petróleo por oleoducto hasta el puerto turco de Ceyhan para después cargarlo a bordo de un barco con bandera de Liberia. El destino: Israel.

Ni los kurdos iraquíes pidieron permiso al gobierno central de Bagdad para transportar el petróleo, ni las otras facciones kurdas estaban al corriente de los acuerdos con el gobierno turco para utilizar sus puertos.

Las facciones kurdas llevan divididas desde que su territorio fuera desmembrado por las naciones occidentales tras la 1ª Guerra Mundial. Si los kurdos del norte de Irak luchaban contra Turquía, los del este del país recibían apoyo del gobierno turco para luchar contra sus compatriotas. Y lo mismo pasaba con Irán. Y con Siria. Cada país apoya a una facción kurda para combatir otras facciones kurdas que les resultan “molestas”.

Por ello, no todos los líderes kurdos comparten el entusiasmo de Barzani por un referendum de autodeterminación, ni se muestran favorables con los acuerdos que el Gobierno autónomo kurdo ha firmado con Turquía e Israel.

A pesar de las aspiraciones de autodeterminación, son demasiados los obstáculos y la división entre las facciones kurdas como para que Barzani logre su objetivo de crear un Kurdistán libre e independiente.

Análisis sobre los conflictos, la actualidad y el futuro de Oriente Medio. De Egipto a Turquía y de la política en Líbano a la guerra civil siria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme para conocer la actualidad de Oriente Medio, al momento