Cómo el monte Sinjar puede cambiar el curso de la guerra en Irak

Mapa Mosul Sinjar

El 8 de agosto de 2014, cinco días después de que los milicianos del Estado Islámico conquistaran el pueblo de Sinjar, en las faldas del monte que lleva su mismo nombre, los bombarderos de la coalición comenzaron a atacar las posiciones del califato. Hasta aquel momento, los Peshmerga apenas habían podido contener la ofensiva yihadista que, dos meses antes, se había hecho con el control de la ciudad de Mosul.

Durante cuatro meses, los milicianos kurdos lograron resistir, contra todo pronóstico, y proteger las vidas de los más de 40.000 yazidíes que habían buscado refugio en el monte Sinjar1, huyendo de las masacres llevadas a cabo por el Estado Islámico.

Un asedio que se ha mantenido hasta el 18 de diciembre, cuando las fuerzas kurdas han logrado romper el cerco al monte Sinjar y forzar la retirada de los yihadistas.

En agosto de este mismo año, el Estado Islámico se encontraba a las puertas de Erbil y amenazaban con infligir una derrota sin precedentes a los Peshmerga kurdos. Sin embargo, en estos momentos ese recuerdo parece ya muy lejano. Porque la ofensiva kurda amenaza con cambiar el curso de la guerra en Irak, que durante el último año ha estado dominado por las sucesivas victorias yihadistas.

La autopista 47 es la llave de Mosul

La autopista 47 comienza en Mosul y acaba en la frontera con Siria. En su recorrido bordea el pueblo de Sinjar, situado en la base del monte Sinjar, y transcurre por territorio controlado por el califato desde hace meses.

La importancia de la autopista 47 radica en ser la principal vía de entrada y salida desde Mosul hacia las posiciones del Estado Islámico en Siria y, por lo tanto, un objetivo estratégico clave en la ofensiva para retomar Mosul.

Monte Sinjar Autopista 47 Mosul

Hace apenas unas semanas, la autopista 47 era un objetivo inalcanzable para los defensores del monte Sinjar, a pesar de encontrarse a apenas unos kilómetros de la base de la montaña.

Sin embargo, desde el inicio de la ofensiva kurda, los milicianos no sólo han logrado romper el cerco al que el Estado Islámico sometía a los defensores del monte Sinjar, sino que se han adentrado en territorio antes controlado por el califato. Los combates más importantes se libran en el pueblo de Sinjar, al sur de la montaña, donde los Peshmerga han avanzado hasta situarse a apenas 1 kilómetro de la autopista 47.

Si las milicias kurdas se hacen con el control de la carretera, habrán establecido un asedio de facto sobre la ciudad de Mosul, ya que esta autopista es la única ruta de la que dispone el califato para transportar hombres, provisiones y materiales desde Siria.

El Estado Islámico se enfrenta a dos crisis

En primer lugar, al alza de los precios de alimentos, gasolina y otros bienes básicos. De hecho, este fue uno de los factores que motivó que, cuando el califato conquistó Mosul, sus habitantes salieran a recibirles como sus liberadores. Hartos de la corrupción existente en la administración iraquí y del encarecimiento de la vida, los yihadistas prometían acabar con ambos problemas. Sin embargo, y a pesar de una mejora inicial en el coste de la vida en Mosul, durante los últimos meses se ha acentuado la tendencia al alza de los precios debido, entre otras causas, al desplome del barril de petróleo en el mercado internacional2 y a la inflación descontrolada3.

En pleno invierno, y con escasez de provisiones debido al bloqueo de las milicias kurdas, es de esperar que los precios aumenten exponencialmente en Mosul y en las regiones iraquíes controladas por el Estado Islámico.

En segundo lugar, el Estado Islámico debe enfrentarse, por primera vez desde su creación, a un flujo de refugiados dentro de sus propias fronteras que serán una carga suplementaria con la escasez de provisiones. Es el caso de los Turcomanos, un grupo étnico de origen turco establecidos principalmente en el norte de Irak.

Los Turcomanos están divididos entre chiíes y suníes, estos últimos simpatizantes del Estado Islámico en gran parte4. Por ello, no es de extrañar que cuando los yihadistas avanzaron hacia Tal Afar y otras localidades de mayoría turcomana, estos se rindieran sin ofrecer resistencia.

Con el avance de las milicias kurdas en el sur del monte Sinjar, los turcomanos temen ser el blanco de represalias por ser considerados aliados del Estado Islámico. Es por ello que un gran número ha huido de las zonas próximas a los combates para refugiarse en Mosul5, convirtiéndose en los primeros refugiados dentro del territorio controlado por los yihadistas.

Crónica de una derrota anunciada

Teniendo en cuenta ambos factores, es probable que, durante los próximos meses, las condiciones adversas alienen a la población local de Mosul contra sus gobernantes del Estado Islámico, haciendo aún más difícil la resistencia dentro de la ciudad.

Sin Mosul, es de esperar que los yihadistas se retiren hacia el territorio que controlan en Siria, así como hacia la provincia de Anbar en Irak, donde cuentan con el apoyo de la población local, mayoritariamente suní, en su lucha contra el gobierno iraquí.

De hecho, el 28 de diciembre, el medio de comunicación kurdo Rudaw informó que las familias de los milicianos del Estado Islámico estaban evacuando Mosul y dirigiéndose hacia Siria, en previsión de la inminente caída de la autopista 47 en manos de los Peshmerga6, conscientes que no habría otro momento mejor para escapar de la ciudad.

La pregunta no es si Mosul caerá, sino cuándo lo hará. Porque el Estado Islámico está sufriendo en sus carnes la misma derrota que conocieron los soldados iraquíes a principios de verano. De hecho, durante la ofensiva kurda de diciembre en el norte del monte Sinjar, los yihadistas se retiraron en ocasiones sin presentar combate, asediados por los bombardeos de la coalición y los milicianos kurdos.

En el sur, el ejército iraquí bloquea la autopista 1, que discurre desde la frontera turca hasta el Golfo Pérsico y que atraviesa Bagdad. En las últimas semanas, los combates se han intensificado en la zona de Baiji, que cuenta con una estratégica refinería de petróleo que ambos bandos necesitan.

Con los milicianos yihadistas atrapados en Mosul, el ejército iraquí está preparando una ofensiva, que previsiblemente comenzará en enero, para retomar la ciudad7.

Sin embargo, esta ofensiva únicamente se podría llevar a cabo con el apoyo del Gobierno Regional del Kurdistán, ya que la posición más cercana del ejército iraquí se encuentra en Baiji, a unos 300 km al sur de Mosul. Aún cuando tal colaboración fuera posible, la pregunta es quién controlaría la ciudad después de la derrota yihadista.

Ambos gobiernos reclaman Mosul como parte de su territorio y, teniendo en cuenta la historia reciente, no es de esperar que se llegue a ningún acuerdo por el control de la ciudad, de mayoría suní.

Esta es la gran tragedia de Irak. Aún cuando Mosul caiga en manos de fuerzas kurdas o iraquíes, no existe ninguna opción que permita integrar de manera efectiva a la población suní en las estructuras de gobierno. Por una parte, el gobierno iraquí está controlado por chiíes, próximos a Irán, que han llevado a cabo políticas sectarias en contra de los suníes iraquíes, alimentando el odio y el resentimiento hasta llegar al fenómeno yihadista actual. Aún con la presión de Estados Unidos, el ejecutivo de Bagdad rechaza crear órganos integrados por la población local encargados de la seguridad y el funcionamiento de las instituciones.

Los kurdos son la mejor alternativa dentro de las malas opciones, pero queda ver qué pasará en el momento que los Peshmerga conquisten una ciudad tan importante como Mosul, en la que la mayoría de la población ha apoyado al Estado Islámico.

Análisis sobre los conflictos, la actualidad y el futuro de Oriente Medio. De Egipto a Turquía y de la política en Líbano a la guerra civil siria.

5 Comments

  1. Muy buen artículo, coincido en sus conclusiones, no obstante, hay que tener en cuenta que la única zona de Irak que avanza es la que está bajo la jurisdicción Kurda. Por ello, casi que lo mejor es que Irak se divida, y al menos la zona Kurda irá bien. (a pesar de los Barzani).

    1. Fran, muchas gracias por el comentario!

      Estoy de acuerdo en que al Kurdistán le iría mejor sólo que con el gobierno iraquí, especialmente según están las cosas. La pregunta es, ¿en zonas con mayoría suní aceptarían de buen grado un gobierno kurdo? Y también al contrario ¿cómo reaccionarán los Peshmerga al entrar en zonas con gran apoyo de la población al Estado Islámico?

      En mi opinión, veremos la madurez de un posible Kurdistán independiente según se comporten los Peshmerga al llegar a zonas hostiles. De todas formas soy optimista. El tiempo dirá.

      Un saludo!

  2. Creo que no tener en cuenta que los primeros en ayudar a los yazidíes fueron los grupos ypg y pkk es una omisión importante si no es por ellos casi todos los yazidíes hubieran caído en manos de isis.
    un saludo

    1. Andrés,

      para empezar, gracias por tu comentario! Es cierto que fueron las milicias YPG/YPJ y PKK-HPG quienes resistieron en el monte Sinjar, durante meses, los ataques del Estado Islámico protegiendo a los yazidíes.

      Es una omisión no haberlo mencionado, sí, pero me temo que es una omisión consciente. La razón es sencilla, intento que los artículos sean interesantes para los más ‘expertos’ en Oriente Medio pero también asequibles para aquellas personas que sin ser especialistas en la materia, quieren aprender más cada día sobre esta región.

      Por eso, he intentado adoptar la terminología más sencilla que he encontrado. Cuando hablo de ‘milicias kurdas’, me refiero al conjunto de milicianos kurdos (PKK-HPG, YPG/YPJ, Peshmerga) y cuando menciono a los Peshmerga me refiero, únicamente, a los kurdos iraquíes. El objetivo es simplemente evitar un baile de siglas constantes que necesitan de una explicación para entender quiénes son.

      Un saludo!

      1. hola
        este hecho es muy destacable porque muchos yazidíes acusaron a los Peshmergas de cobardes por haber huido dejando a todos atrás , que solo les debían sus vidas al ypg y pkk al igual que muchos Peshmergas le agradecieron a ypg y pkk por el apoyo sin ellos no hubieran aguantado la ofensiva de isis.
        creo que este hecho se constata en muchos vídeos y con la reunión de los mandos del pkk y ypg con el presidente de la región autónoma del kudistan iraqui.
        saludos muy interesante web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme para conocer la actualidad de Oriente Medio, al momento