Todos odian a Hamas (pero todos necesitan a Hamas)

Netanyahu odia a Hamas. Abbas odia a Hamas. Sisi odia a Hamas. Ni Abbas ni Sisi están lamentándose por los ataques sobre Gaza. El bombardeo sirve a los intereses de los tres líderes. Y sin embargo, todos ellos necesitan a Hamas. Nadie está interesado en un ataque a gran escala más allá de un bombardeo intenso sobre Gaza. A pesar de que Netanyahu afirme que “Hamas ha elegido la escalada y por ello pagará un precio muy alto”.

Cohete Gaza Israel

Hamas no se puede permitir un conflicto contra Israel. La llegada del general Sisi al poder en Egipto ha significado el fin de las relaciones entre este país y el grupo armado. No hace mucho, durante el gobierno de los Hermanos Musulmanes, Egipto era el mayor aliado de Hamas. En la actualidad se ha cerrado la frontera con Gaza y se han destruido un gran número de túneles clandestinos utilizados para introducir víveres, materiales (y armas) en la Franja. Si Israel entra en Gaza, Hamas se podría encontrar cercada y sin municiones.

Por otra parte, Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y líder de Fatah, acaba de concluir un acuerdo con Hamas por el que ponen fin a 7 años de “desacuerdos” (con episodios de enfrentamientos armados) entre Fatah y Hamas. Abbas prefiere a un Hamas debilitado y con pocos recursos, pero al mismo tiempo necesita un aliado poderoso en unas posibles negociaciones de paz con Israel.

“Hemos intensificado la operación contra Hamas debido al aumento de sus ataques. El grupo terrorista ha elegido una guerra con Israel. En los próximos días incrementaremos la ofensiva aérea con el objetivo de frenar completamente el disparo de misiles y proyectiles contra nuestros civiles”

Moti Almoz, portavoz del ejército israelí

Palestinian Opinion of Hamas DeclinesIsrael no puede arriesgarse a perder a su mayor enemigo (y a la vez su mejor aliado involuntario) en Gaza. La opinión de los palestinos sobre Hamas se encuentra en su peor momento. Esto, unido al aumento de facciones radicales suníes en la Franja podría llevar a una catástrofe. Hamas ejerce de carcelero dentro de la cárcel y controla a estas milicias (con el uso de la violencia). Sin embargo, la desaparición de Hamas sería una oportunidad de oro para que los radicales se hicieran con el poder en Gaza.

Además, Israel ya tiene frontera con un estado fallido como es Siria. No necesita también compartir frontera con una Franja de Gaza que escape a su “control”.

Este punto también es válido para Egipto, que ha visto como las tribus nómadas de la península del Sinaí se acercaban cada vez más hacia la rama más extremista del sunismo. Las incursiones de estos grupos contra posiciones del ejército son frecuentes, especialmente desde que Morsi fue derrocado. Una Franja de Gaza controlada por los yihadistas empeoraría la situación en la península del Sinaí y daría alas a los radicales.

Entonces, ¿qué está pasando en Gaza? El objetivo de Israel es disminuir el poder militar de Hamas en la Franja de Gaza sin descabezar a la cúpula de la organización. Nadie puede reemplazar a Hamas en Gaza, al menos de momento.

Por su parte, Hamas no debería estar interesado en forzar al gobierno israelí a intervenir con tropas en Gaza (aunque pueda parecer lo contrario). Por el momento han atacado principalmente las ciudades del centro de Israel como Tel Aviv en lugar de las poblaciones más cercanas a la frontera. Esta decisión tiene dos lecturas posibles. Por un lado, lanzando cohetes hacia Tel Aviv incrementan la posibilidad de que estos sean interceptados por el escudo anti-misiles israelí conocido como Iron Dome. De esta manera, Hamas se asegura de no causar bajas civiles israelíes (por extraño que suene) para no forzar un ataque israelí en Gaza. La segunda lectura es que Hamas está probando el escudo anti-misiles y al mismo tiempo mostrando al mundo, a su propia población y a Israel el alcance de sus nuevas armas.

Es una apuesta innecesariamente arriesgada. Hamas se arriesga a que la situación escape rápidamente a su control e Israel envíe tropas a la Franja de Gaza.

Los bombardeos de Gaza y los ataques con misiles sobre ciudades israelíes tardarán en cesar. Los dos bandos tienen que demostrarle a su respectiva población quién tiene el control sobre la situación. Ni Hamas ni Israel toleran que sus civiles sean tomados como objetivos militares. Al final es una cuestión de poder.

Mientras tanto los civiles van muriendo. Ya son 40 las víctimas palestinas. Y ni a Israel ni a Hamas parece importarles.


Quiero agradecer a @mjmunozg por su apoyo desde que comencé a escribir en el blog y por sus ganas de conocer más sobre Oriente Medio. Me ha ayudado sin descanso en la difusión del blog, ha creído en este proyecto desde el primer momento y es, sin duda, una de las lectoras más infatigables que tengo. Por todo ello, ¡muchas gracias! ¡Shukran!

Análisis sobre los conflictos, la actualidad y el futuro de Oriente Medio. De Egipto a Turquía y de la política en Líbano a la guerra civil siria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme para conocer la actualidad de Oriente Medio, al momento